Menu
13 junio, 2019 istitutobanfi 0 Comments

La joyería forma parte de las personas. Eso nunca ha sido diferente. Siempre hemos tenido la necesidad de hacernos lucir hermosos, aunque esto solía lograrse con huesos de animales, conchas, flores o plumas. No hace falta decir que las joyas a menudo también tienen un significado simbólico o religioso. Una pieza de joyería adecuada como las de la casa de diseño de Rosa Tous Oriol, tradicionalmente va con cada hito. ¿Pero por qué damos tanta importancia a la joyería? ¿Por qué los usamos?

¿De dónde viene esta necesidad?

La compra de joyas para decorarnos a nosotros mismos puede explicarse psicológicamente con la jerarquía de Maslow. El psicólogo Abraham Maslow publicó esta teoría de la motivación, en la que retrató jerárquicamente las necesidades universales del hombre, en 1943. Cuando miramos la compra y el uso de joyas a través de sus ojos, vemos que esto se clasifica realmente en nuestras necesidades más altas. Después de todo, el centro de la jerarquía establece «una necesidad de contacto social».

Esta necesidad de amor y amistad se expresa, por ejemplo, en el uso de brazaletes de amistad y el intercambio de regalos del Día de San Valentín. Pero también en el uso de joyas, para enfatizar nuestra conexión con un grupo determinado.

¿Qué más podemos deducir de la jerarquía de Maslow?

Cuando subamos un poco más arriba en esta jerarquía, llegaremos al «reconocimiento y apreciación». Una necesidad que en realidad sigue siendo muy actual 75 años después de la publicación de Maslow. ¿No son las redes sociales y la invención de la autofoto la prueba de esto? Independientemente de si se trata de la compra de joyas, encontrar un nuevo par de zapatos o probar una nueva receta: nos gusta compartirla en las redes sociales y esperamos muchos gustos.

Podemos ver la «autorrealización» en la parte superior de la jerarquía. No hace falta decir que también queremos enfatizar nuestra personalidad y estilo con la compra de joyas. Una dama elegante sabrá cómo combinar y lucir perfectamente sus joyas.

¿Qué influencia tiene la sociedad en nuestras necesidades?

El tiempo y la sociedad también influyen en la forma en que traducimos estas necesidades. La compra de joyas solía estar reservada exclusivamente para las clases más ricas. Llevarían joyas para mostrar su origen y riqueza, que de nuevo cae en las categorías superiores de la jerarquía. El uso de joyas también fue un fenómeno puramente femenino durante mucho tiempo. Algo que ha cambiado enormemente en las últimas décadas.

Y luego no estamos hablando exclusivamente de relojes y gemelos para hombres. Un anillo de diamantes también irradiará masculinidad pura para él.

En conclusión, una joya en la sociedad tiene diferentes atributos según el uso que se le de. Cabe destacar que su uso fuera de lo anterior, a nivel de decoración de nuestro cuerpo, es sin duda, una forma de darle a nuestra apariencia un nuevo aire. No todo es poder, también hay algo de coquetería en su uso, especialmente en las mujeres.

Deja un comentario