La filosofía se trata también de un estilo de vida

Philo-sophos, es la palabra griega de donde se deriva la palabra latina «filosofía». La misma cuenta con diversas acepciones que se encuentran relacionadas con dicha forma de vida. A esta se le puede dar el significado tanto de amor por la sabiduría, como el conocimiento del amor.

Estos son dos conceptos que derivan en una misma idea: vivir apasionadamente el conocimiento de la vida y la búsqueda del sentido de la misma. Por eso es normal que las personas siempre quieran aprender más, estudiar muchas cosas, entre ellos, incrementar sus conocimientos profesionales estudiando posgrados o maestrías según el foro de estudio de EAE online opiniones.

La UNESCO declaró en 2015 el tercer jueves del mes de noviembre como el Día Mundial de la Filosofía. Dicho día se ha convertido en una gran oportunidad para promocionar la filosofía, en compañía de todos los valores que esta puede contener.

El filosofar, entendido como una forma de vivir, le aporta al ser humano claridad mental, serenidad psicológica, respeto hacia lo que es distinto, capacidad de convivencia, ánimo descubridor, espíritu de aventura interior, formación ética, coherencia individual, inteligencia teórica y práctica, felicidad, mística, buen humor y capacidad de solucionar conflictos. Justamente, aporta una serie de valores y cualidades que en la actualidad se hacen más necesarias que nunca.

Pero ante ello, los gobiernos tan solo se refieren a cifras dejando frustradas las esperanzas educativas. Al parecer todo va bien debido a que la macroeconomía presenta buenas cifras, baja la tasa de paro interanual y baja el déficit.

Pero, quizás no se detienen a observar por ejemplo, si los jóvenes se encuentran recibiendo una educación correcta, o lo que sucede con los ancianos, en quién les viene ayudando a afrontar con un ánimo sereno el misterio que de la muerte. Si a ello le añadimos a los nuevos pobres como esa otra cara de los nuevos ricos pensando en quién les enseñará que la derrota definitiva no existe, ya que siempre tienes la posibilidad de volver a comenzar. No podemos dejar atrás a los jóvenes investigadores, y en quien velara por ellos.

Acaso en esta época existe alguien que se cuida de enseñar a pensar, a sentir y a actuar con principios éticos, aprendiendo de los propios errores, a ir en la búsqueda de Dios más allá de las religiones, para lograr ver que todos los seres humanos nos encontramos en un mismo barco y que si llega a hacer aguas ese barco naufragamos todos. Nos hemos preguntado ¿Quién es capaz de enseñarnos a dialogar, escuchar, compartir ideas, crecer juntos con el diálogo, descubrir juntos nuevos horizontes del conocimiento?

Todas estas pueden ser preguntas a las que no les encontremos respuesta, sobre todo si se trata de los gobiernos de turno. En tal sentido, se podría decir que han perdido otra ocasión para promocionar la filosofía y sus valores. Quizás esto nos conduce a pensar en otras cosas como el beneficio que extraen los políticos de un pueblo inculto. Cuando Platón se dedicó a describir la Caverna como una alegoría de la sociedad sin educación, se ocupó de confeccionar una especie de plantilla que es posible usar para descubrir a los ignorantes que se han disfrazado de sabios.

Related Post