Filósofos de la historia

La filosofía es algo complicada. Es la búsqueda de significado, de una mayor comprensión, de respuestas a las preguntas que rodean nuestra existencia, nuestro propósito y el universo mismo. Así que, obviamente, intentar resumirlo en unos breves párrafos es complejo, por eso hemos elegido a los mejores filósofos de la historia para contarles un poco de la visión de cada uno de ellos.

Estamos seguros de que Sócrates cuestionaría nuestros motivos, Emerson nos criticaría por escribir sobre el tema tan alejado de la naturaleza, y Nietzsche se burlaría de nosotros hasta que lloremos. Pero creemos que vale la pena arriesgarse a darle un vistazo rápido de conocimiento.

Debido a que la filosofía es un tema tan amplio y abarcador, es decir, se trata básicamente de todo, no pretendemos cubrir el tema de manera integral. Honestamente, la única forma real de entender completamente las teorías, epistemologías y marcos descritos aquí es leer la escritura creada por cada uno de estos pensadores.

Santo Tomás de Aquino (1225–1274)

Tomás de Aquino fue un fraile dominico del siglo XIII, teólogo y doctor de la Iglesia, nacido en lo que hoy se conoce como la región de Lazio en Italia. Su contribución más importante al pensamiento occidental es el concepto de teología natural (a veces denominado tomismo en homenaje a su influencia). Este sistema de creencias sostiene que la existencia de Dios se verifica a través de la razón y la explicación racional, a diferencia de las escrituras o la experiencia religiosa.

Este enfoque ontológico se encuentra entre las premisas centrales que sustentan la filosofía y la liturgia católica moderna. Sus escritos, y el propio Aquino, todavía se consideran entre los modelos preeminentes para el sacerdocio católico. Sus ideas también siguen siendo centrales para el debate teológico, el discurso y los modos de adoración.

Aristóteles (384–322 a. C.)

Aristóteles se encuentra entre los pensadores y maestros más importantes e influyentes de la historia humana, a menudo considerado, junto con su mentor, Platón, como padre de la filosofía occidental. Nacido en la parte norte de la antigua Grecia, sus escritos e ideas sobre metafísica, ética, conocimiento e investigación metodológica están en la raíz del pensamiento humano. La mayoría de los filósofos que lo siguieron, tanto los que hicieron eco como los que se opusieron a sus ideas, tenían una deuda directa con su amplia influencia. El enorme impacto de Aristóteles fue una consecuencia tanto de la amplitud de su escritura como de su alcance personal durante su vida.

Además de filosofar, Aristóteles también era científico, lo que lo llevó a considerar una enorme variedad de temas, y en gran medida a través de la opinión de que todos los conceptos y conocimientos se basan en última instancia en la percepción. Una pequeña muestra de temas cubiertos en la escritura de Aristóteles incluye física, biología, psicología, lingüística, lógica, ética, retórica, política, gobierno, música, teatro, poesía y metafísica. También estaba en una posición única para prevalecer directamente sobre el pensamiento en todo el mundo conocido, dando clases particulares a un joven Alejandro Magno a pedido del padre del futuro conquistador, Felipe II de Macedonia.

Esta posición de influencia le dio a Aristóteles los medios para establecer la biblioteca en el Liceo, donde produjo cientos de escritos sobre rollos de papiro. Y, por supuesto, también le dio influencia directa sobre la mente de un hombre que algún día comandaría un imperio que se extendía desde Grecia hasta el noroeste de la India. El resultado fue una enorme esfera de influencia para las ideas de Aristóteles, una que solo comenzó a ser cuestionada por los pensadores del Renacimiento casi 2.000 años después.

Related Post